Ahorro energético – consejos para ahorrar en la factura de la luz

Ahorro en instalaciones eléctricas, Economía eléctrica

Además de la cesta de la compra y más allá del pago de la hipoteca o del alquiler, el gasto en energía eléctrica es uno de los que más afectan a las familias.

Con estos consejos para ahorrar en la factura de eléctrica podremos bajar ese gasto tan importante en nuestra vivienda.

¿Qué es el ahorro energético?

Cómo ahorrar en la factura eléctrica

Para empezar a ahorrar energía eléctrica y reducir tus gastos mensuales lo ideal sería que supiéramos cuál es el grado de aislamiento de nuestra casa.

Seguramente habrás visto las etiquetas sobre eficiencia energética que encontramos en los electrodomésticos, pero también se aplican a las casas en general y tienen que ver con el aislamiento. En el caso de las viviendas, esta clasificación va desde la A —máxima eficiencia energética— hasta la G, que sería una vivienda con el grado de eficiencia energética más baja.

El aislamiento es fundamental para ahorrar energía eléctrica. Si tenemos fugas —normalmente en las ventanas y puertas—, nuestra factura se incrementará, ya que parte del calor (o el frío) que generamos con esta energía se está perdiendo.

También dependerá de la estructura de la vivienda, pero este apartado es más difícil de mejorar, a no ser que estemos en la fase de construcción en la que podremos invertir en este apartado.

Consejos para ahorrar en tu factura eléctrica

Sin embargo, si notamos que hay fugas en las ventanas, hay algunas cosas que podemos hacer para evitarlas, como instalar burletes. Son baratos, fáciles de colocar y supondrán un ahorro, mayor cuantas más ventanas tengamos. Se estima que hasta el 30 % del consumo eléctrico se debe a la pérdida de frío o calor por las ventanas.

También se pueden instalar en las puertas para garantizar el hermetismo de cada habitación y, por supuesto, en la puerta principal de acceso a la vivienda.

No hará falta decir que cuanto más modernas sean las ventanas mejor aislamiento térmico tendrán. Dobles cristales, materiales de construcción y otros elementos conseguirán reducir la factura de la luz notablemente.

Ya hablamos antes de la eficiencia energética de los electrodomésticos porque son los responsables de la mayor parte de nuestro consumo eléctrico, aparte de la generación de frío o calor.

Como es evidente, cuanto más eficientes energéticamente sean estos electrodomésticos menos consumo tendremos. Si tenemos que renovarlos, es aconsejable comprar los más eficientes. Aunque, en un principio alguno de ellos pueda ser más caro, a la larga notaremos una reducción importante en la factura de la luz.

Lo mismo ocurre con la iluminación de nuestro hogar. Desde hace algún tiempo comenzó una moda que se ha convertido en ley en muchos países en los que ya no se comercializan las bombillas antiguas. Si podemos ir cambiando, aunque sea poco a poco, nuestras viejas bombillas por las más modernas que son eficientes, también notaremos como disminuye nuestra factura de la luz.

Ahorrar dinero si tienes un termo eléctrico

Aunque todavía muchas familias prefieren seguir usando un termo que funciona con butano, lo cierto es que la mayoría de los hogares ya cuentan con un termo eléctrico.

Sin duda, este electrodoméstico es de los más importantes en una casa junto con la nevera y la placa de vitrocerámica.

El consejo para conseguir un ahorro con un termo eléctrico pasa por lo que comentábamos en el párrafo anterior: que tenga la etiqueta de máxima eficiencia energética.

También es importante que sea de la capacidad adecuada para el tamaño de nuestra familia. Comprar uno más grande simplemente porque sí supondrá un gasto mayor. Lo mismo si compramos uno demasiado pequeño para nuestras necesidades, porque el termo tendrá que entrar en funcionamiento más veces para cubrirlas.

Los termos más modernos cuentan con la posibilidad de hacer un llenado completo o solo de medio depósito que podremos usar según la época del año ya que en verano su uso suele ser menos frecuente, o no es necesario que el agua esté tan caliente.

Reducir el gasto eléctrico en otros electrodomésticos

Lo más importante para conseguir un ahorro energético de los electrodomésticos que tenemos en nuestro hogar es, de entrada, saber si realmente necesitamos tenerlos todos. ¿Usamos de verdad el microondas o es solo un aparato que tenemos en un rincón de la cocina para calentar el café con leche?

¿Necesitamos un lavavajillas? En principio podemos pensar que no, sin embargo, el impacto que tiene este electrodoméstico en la factura de la luz se puede ver compensado por el ahorro en el recibo del agua. Es cuestión de hacer una estimación de estos gastos.

Y, por último en el apartado de los electrodomésticos, tal vez la estrella sea la secadora. Es indudable que, en función del clima, una secadora es casi imprescindible. Si es el caso, nos remitimos al punto general de ahorro en electrodomésticos: que sea eficiente energéticamente, así como que sea de la capacidad que realmente necesitamos.

Estos son los consejos generales sobre ahorro energético para una vivienda, pero tenemos que terminar casi por el principio.

Una vez conocemos cuál es la eficiencia energética de nuestro hogar y sabemos el consumo que necesitamos para que todos los electrodomésticos funcionen sin problemas, es el momento de hablar de qué tipo de contrato y con qué empresa tenemos nuestro servicio de electricidad.

En cuanto al contrato, debemos saber que existen dos tipo básicos: el PVPC (Precio Voluntario al Pequeño Consumidor) y el del Mercado Libre. En el primero el precio del Kw lo marca el gobierno. En el segundo, como su nombre indica, depende de las compañías suministradoras.

Ambos tipos tienen sus ventajas y sus inconvenientes. En el primero siempre sabremos cuánto vale, mientras que en el segundo podremos aprovecharnos de campañas específicas que hagan estas compañías.También es importante averiguar si nos interesa tener un contrato con discriminación horaria, ese en el que el precio del Kw es distinto en función de la hora del día o de la noche. Es muy recomendable si nuestro consumo energético se produce habitualmente de noche, pero para saberlo mejor habrá que hacer un estudio de nuestros hábitos de consumo y consultar con las empresas cuáles son los precios en cada tramo horario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos

  • Responsable Óscar Rodríguez Collazo .
  • FinalidadModerar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios Hosteurope.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en el Aviso Legal.

Ir arriba