Potencia eléctrica para una vivienda

Potencia eléctrica ¿Que es? ¿En que me afecta?

Potencia eléctrica de una vivienda, que debo tener en cuenta a la hora de contratarla

Cuando «saltan los plomos» significa que hemos superado la potencia eléctrica que tenemos contratada. Hoy en día se sigue usando esa frase, pero ya no hay «plomos», sino un ICP o Interruptor Controlador de Potencia.

El ICP salta cuando detecta que —en un momento determinado— estamos consumiendo más energía de la contratada. Pero ¿cómo saber cuál es la potencia eléctrica que tenemos contratada para nuestra casa?

La potencia eléctrica se puede ver en la parte fija de la factura de la luz, y puede tener diferentes rangos dependiendo de si contamos con una instalación monofásica o trifásica. En las instalaciones monofásicas todos los aparatos eléctricos de la casa toman la energía de un único circuito, mientras que en las trifásicas lo hacen de tres diferentes circuitos. En las instalaciones trifásicas, la cocina (donde están los electrodomésticos que más energía precisan de forma continua, como la nevera, el horno, las vitrocerámicas, etc.) suele ser la zona de la casa que más energía recibe.

Potencia eléctrica recomendada

No hay una potencia eléctrica que podríamos llamar general o más recomendada para cada casa. La potencia que debemos contratar si no queremos que nos salten los plomos dependerá de la cantidad de electrodomésticos que tengamos.

Debemos tener en cuenta que no es lo mismo una casa en la que haya secadora, calefacción (si esta es eléctrica mucho más) o el uso que le damos a todos los electrodomésticos. También es importante saber de qué tipo son, si consumen más o menos.

El tamaño de la vivienda es otro factor que influye a la hora de decidir qué potencia eléctrica es la recomendada para nuestra casa, mucho más cuando tenemos instalado un circuito de calefacción o de aire acondicionado.

Para hacer este cálculo de la potencia eléctrica que necesitamos tenemos que saber cuánto consume cada electrodoméstico. Es algo que podemos ver en la etiqueta del mismo.

Sumando el gasto (suele venir reflejado en el consumo máximo anual de cada aparato) de cada uno podremos tener una estimación de cuánto es el mínimo de potencia que tendremos que contratar para no quedarnos sin suministro eléctrico.

Pero, no solo por este motivo, sino porque a más potencia eléctrica contratada mayor será esa parte fija de nuestra factura de la luz.

Una consejo, el primero que debemos seguir para ahorra en ese gasto, es saber si tenemos contratada la potencia ideal para nuestro hogar. Podría darse el caso de que estemos pagando de más porque, en realidad, no necesitamos tanta potencia. De ahí que hacer ese cálculo sea el primer paso hacia el ahorro.

Este cálculo se puede hacer manualmente, aunque también es posible encontrar «calculadoras de potencia eléctrica» online que nos ayudarán o, mucho mejor, contar con profesionales que nos asesorarán sobre este tema tan importante.

Como norma general, solo se puede hacer un cambio en la potencia eléctrica contratada al año, por eso es fundamental no equivocarnos en este cálculo, porque puede ser que estemos todo un año pagando de más o pagando menos pero con el problema que supone que salten los plomos a cada rato. Aparte de la incomodidad, esto podría afectar al correcto funcionamiento de nuestros electrodomésticos e, incluso, estropearlos, con lo que el ahorro que hemos conseguido al reducir la potencia eléctrica puede llegar a convertirse en un gasto si se nos rompe algún aparato por esas sobrecargas de tensión.

Por otro lado, desde hace unos años se están instalando en casi todos los hogares y parte de todas las empresas comercializadoras de electricidad los conocidos como contares digitales. Estos «contadores inteligentes» nos permiten conocer (se muestra en la factura) cómo es nuestro consumo energético a lo largo del día.

Gracias a estos contadores sabremos si tenemos un rango de Kw con el que «jugar» para reducir la potencia y conseguir un ahorro en nuestra factura de la luz.

Contador eléctrico,

Otra forma de averiguar cuánto gastamos y de tener una referencia para controlar la factura de la luz es entrar en la página de la empresa comercializadora con quien tengamos el contrato. En ella se puede ver cómo ha sido nuestro consumo a lo largo del año, dividido por meses y, además, comprobar en qué momento consumimos más energía. Observando esos «picos» podremos hacernos una idea de nuestra forma de consumir y de saber si podemos cambiar algunos hábitos que nos ayuden a ahorrar en la factura.

Si, por ejemplo, hemos contratado el servicio con discriminación horaria, comprobaremos si realmente eso nos está suponiendo un ahorro. También podremos mirar todos los aspectos de nuestro contrato para saber si nos conviene o no modificar la potencia de la luz que tenemos contratada.

En definitiva, una vez sabemos qué es y cómo afecta la potencia eléctrica al gasto de energía de nuestra vivienda, es el momento de dejarnos asesorar sobre cuál es la que más nos conviene.

Cambiar por cambiar, sin tener esto parámetros en cuenta puede ser contraproducente si no sabemos cuál va a ser el resultado. Pagar un poco menos cada mes cuando nos llega el recibo de la luz es lo ideal, siempre y cuando eso no implique que, cuando lo necesitemos (por ejemplo en invierno al poner la calefacción y en verano el aire acondicionado) tengamos toda la potencia precisa para que nuestros electrodomésticos puedan funcionar y no salten los plomos.

Tener contratada la potencia eléctrica adecuada según nuestras necesidades es el primer paso para controlar el gasto de un hogar en materia energética, pero hay otros que van desde comprar electrodomésticos eficientes energéticamente (lo que podemos ver en esas letras A++, A+, etc.) hasta cambiar las bombillas de nuestra casa por otras que consuman menos.

Y, por supuesto, comparar los servicios y los precios de las compañías suministradoras si dejarnos llevar por ofertas, siempre sabiendo qué potencia eléctrica es la adecuada para nuestra casa.De nuevo, ante la duda, lo mejor es ponerse en manos de especialistas en este campo que nos aconsejarán sobre la potencia eléctrica y sobre todos los demás factores que nos ayudarán a controlar el gasto y a mejorar nuestro consumo eléctrico y el confort de nuestra casa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos

  • Responsable Óscar Rodríguez Collazo .
  • FinalidadModerar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios Hosteurope.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en el Aviso Legal.

Ir arriba